Compañía

HISTORIA

 En 1981, la señora Ligia Escobar Echandía, una mujer emprendedora con experiencia en ventas y al mismo tiempo una mujer cabeza de familia con una única hija,  empezó a hacer tamales antioqueños para vender desde su casa, como una solución para estar cerca de su familia. En ese momento tenía una ubicación privilegiada pues vivía al frente de la Iglesia de San Joaquín y a la salida de misa, los clientes le compraban. Un tímido aviso en acrílico ubicado en el balcón era la referencia del negocio. Al principio fueron muchos los ensayos y los fracasos de la receta, que poco a poco se fue desarrollando.

Por situaciones familiares, en 1985, Doña Ligia y su hija se mudaron al barrio Estadio, también de la ciudad de Medellín, un sector más solo, con menos tránsito de personas y más alejado de la iglesia. Sin embargo, el negocio siguió y el aviso nuevo en latón era un poco más grande, con la palabra “TAMALES” en mayúscula.

Poco a poco los clientes se fueron fidelizando y Doña Ligia trabajaba de sol a sol, ella sola, sin empleados, haciendo el largo proceso de la elaboración de los tamales, siempre cuidando cada detalle y siendo muy exigente y estricta con los procesos de limpieza, lo que la ha caracterizado toda su vida.

Fue solo hasta el 2003, cuando la edad y el cansancio ya apremiaban, que hubo que tomar una decisión importante, o acabar el negocio, o crecerlo para tener un grupo de empleados que soportara el trabajo. La decisión fue la segunda y después de dos asesorías el negocio se formalizó como empresa, con logo propio y Tamales DeLigia se registra ante cámara de comercio en Febrero de 2007 para la “elaboración de comidas y platos preparados” bajo la persona natural de la hija de Doña Ligia, quien administra ahora la empresa.

Actualmente la empresa cuenta con 5 operarios, una administradora, una contadora de tiempo parcial y por supuesto Doña Ligia, quien sigue vigilando el proceso de calidad del producto.

En Julio del 2014 se obtiene el permiso Sanitario INVIMA.

Ligia en local 3
Ligia en local 4

MISIÓN

Elaboración de tamales tradicionales antioqueños y otros tipos de tamales con base en las necesidades de nuestros clientes, cuidando detalles de materias primas, elaboración e inocuidad para una excelente calidad en sabor, textura y proporción entre los ingredientes. Ofrecemos un ágil servicio a domicilio y venta de tamales para llevar.

VISIÓN

Para finales de 2016 Tamales DeLigia será la marca líder del área metropolitana de la ciudad de Medellín en el servicio a domicilio de tamales tradicionales antioqueños y otros tamales que mezclen sabores colombianos, siendo reconocidos por su calidad y sabor.

Los valores que trabajamos por hacer realidad permanentemente

INOCUIDAD: La exigencia de Doña Ligia con la inocuidad ha sido el valor empresarial más importante durante todos estos años. Los procesos de limpieza y desinfección en las locaciones de la empresa son claves para el desarrollo de los procesos, para la revisión del trabajo de los empleados y para la posterior confianza de los clientes.

CUMPLIMIENTO: Estamos trabajando para tener siempre domiciliarios listos para despachar los pedidos de nuestros clientes y minimizar el tiempo de entrega.

SERVICIO: Buscamos la satisfacción de nuestros clientes a través del servicio amable y la posibilidad de diseñarles tamales con base en sus gustos y preferencias bajo pedido, lo cual nos acerca de manera personalizada a nuestros clientes.

TRABAJO EN EQUIPO: Por ser una empresa pequeña, los empleados se convierten en una familia. Procuramos un ambiente de trabajo familiar y cercano, de compañerismo y ayuda. Los horarios y programación del trabajo permiten una vida familiar y posibilidades de estudio para nuestros empleados, lo cual redunda en una buena calidad de vida.